Ab Historias de Nómina – Perversa perfección.

La miro de reojo, luego con descaro … Es hermosamente perfecta: discreta, exacta y balanceada. Todo en ella está bien puesto, exquisitamente colocado, con refinado equilibrio.

Mis ojos me delatan  y ella lo nota, se percata que la miro, que me admiro de sus formas, que paseo suculenta la mirada de arriba abajo, de un lado a otro, de principio a fin, con detenimiento, con voracidad, que de pronto me fijo en alguna parte de su cuerpo y espero unos segundos mientras contengo la respiración, repasando el movimiento, resolviendo la ecuación fugaz de su encantador misterio.

Y entonces se torna vanidosa, le gusta que hable con otros de ella, que exalte sus cualidades, que me llene la boca describiendo sus encantos,  que haga evidente mi desmedido interés por ella, mi inigualable placer de presumirla, como mi gran obra maestra.

Aunque solo aparezca una vez al año, es suficiente para mi, es la cereza del pastel, el colofón de todos los eventos que se apilan uno por uno, a lo largo de una jornada larga y complicada, que nos deja exhaustos pero satisfechos.

La miro otra vez y me enamora, gozo el momento y exhalo un largo suspiro.

Luego nos despedimos y hacemos la promesa de vernos nuevamente, al final del camino, en este nuevo ciclo que comienza.  Ella es.. la nómina de ajuste anual de impuestos.

Moraleja: que bonito es lo bonito ... cuando está bien hecho. JAJAJAJA

 

Vistas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La Nómina para agregar comentarios!

Únete a La Nómina

© 2022   Creada por Mike Boltman.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio